Bienvenidos a lo mismo de siempre

Que paradójico ver cómo se intenta mejorar el futuro de Chile, dejando de lado a los protagonistas de ese escenario. Hoy inicia el segundo semestre según el calendario escolar y, a pesar de que se posibilitó reabrir los establecimientos incluso en Fase 1, según el Colegio de Profesores más de un 60% de los colegios de la RM no regresará a clases presenciales -extraño, considerando que un 40% a nivel nacional no abrió el primer semestre a pesar de haber peores condiciones-. Parece que los costos que tiene la educación digital en niñas, niños y jóvenes -especialmente en los más vulnerables- no basta para movernos a dar paso a mejores opciones de formación.

Esa miopía llevó a un grupo de parlamentarios de oposición -el cual apoya al candidato Gabriel Boric, quien dice que las escuelas debiesen ser las primeras en abrir y las últimas en cerrar- a presentar una acusación constitucional en contra del ministro Raúl Figueroa. Sostienen, sin fundamentos claros y basándose en especulaciones, que este habría violado el derecho a la educación. Profundizaría en por qué esto no es cierto, pero la verdad es que el fin de estas líneas es cuestionar ese actuar constante con que nuestros parlamentarios, en vez de ser parte de las soluciones a las dificultades que han afectado los aprendizajes, la salud emocional y los vínculos de los estudiantes, las frenan.

Dicho esto, me extraña que este grupo no haya salido a decir nada de aquellos alcaldes electos que se oponen a la apertura responsable de escuelas y jardines, aferrándose a la idea de que no contarían con las condiciones para el reingreso, cerrándose a la posibilidad de dar salida a este desafío. Esto es aún más cuestionable si se tiene en cuenta que se han dado fondos para mejorar la infraestructura; que los ingresos vía subvenciones han sido por encima de lo presupuestado y con mayor flexibilidad, y que los profesores fueron los primeros en vacunarse.

Por lo demás, un grupo importante de estos sostenedores hará consultas a sus comunidades para abrir, tomándose los primeros días del semestre como si la pandemia hubiera llegado ayer. Me parece bien que no sea una decisión unilateral, pero no comprendo qué han estado haciendo todo este tiempo. No digo que no han cumplido con su labor, pero en este aspecto me parece muy poco oportuno retrasar aquellas medidas que apuntan al beneficio de quienes son el futuro de la nación.

Cuando se trata de educación, cometemos siempre el mismo pecado: dejamos en manos de los políticos y las autoridades de turno algo que debiese ser considerada una cuestión de Estado. Y esta crítica va para todos quienes se han restado de la oportunidad de modernizar la educación estatal y no han permitido que avancemos hacia una igual calidad para todos, lo que incluye la reducción del gobierno en la implementación de 15 a seis Servicios Locales, que hará aún más difícil la recuperación de este aspecto tras los efectos de la pandemia. Lo he dicho en más de una ocasión, pero creo que no está de más repetirlo: basta de esperar resultados distintos, si seguimos haciendo siempre lo mismo.

AUTOR:
Sebastián Izquierdo R.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest