En este trabajo, se pretende contribuir al debate ideológico en ciernes proponiendo un criterio de justicia política (o social) de raíces liberales y republicanas. Dicho criterio o concepción de justicia es llamada “igualdad democrática” por su autora, Elizabeth Anderson (1999). Como veremos, esta concepción es parte de la ‘familia’ de pensamiento liberal igualitaria desarrollada a partir del trabajo de John Rawls (1971). Por lo mismo, tiene diferencias significativas con visiones libertarias derivadas de pensadores como Robert Nozick (1974). Sin embargo, y como veremos con detalle más abajo, la visión de Anderson se distingue también de buena parte de la posterior literatura liberal-igualitarista de inspiración rawlsiana en cuanto rechaza la concepción de justicia como “igualdad de fortuna”, según la cual el objetivo de la justicia es eliminar (o al menos compensar) la influencia de la suerte individual sobre las desigualdades sociales. Para distinguirse de dicha corriente, Anderson llama a su propio igualitarismo un “igualitarismo relacional”, pues pone la horizontalidad de las relaciones sociales al centro de su visión normativa.

DESCARGAR